Deja que te enseñen

Si diéramos rienda suelta a nuestra imaginación y nos permitiéramos jugar con nuestro caballo como nos gustaría, como un niño que se acerca por primera vez, sin miedo, sin juicios, sin falsas creencias impuestas, dejándonos llevar por nuestros sentimientos; se crearía un espacio donde dos amigos buscan compartir momentos agradables para ambos, pues si uno … More Deja que te enseñen